Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Givskud Zoo es un safari park situado en el centro de Jutlandia, la parte continental de Dinamarca, es un parque dónde ver decenas de especie en semilibertad, un trozo a pie y el resto dentro de nuestro propio automóvil o en autobuses del propio parque.

 

Este tipo de parques tienen muchos detractores, pero personalmente pienso que hacen una labor divulgativa excelente, sobretodo en lugares cómo Dinamarca, con un clima suave, dónde los animales tienen alimento en cantidad y verdes pastos.

 

El parque remonta su actividad al 1969 y su mayor atracción son los leones, entre los que pasaremos conduciendo nuestro coche. Esta experiencia a priori temeraria, no lo es tanto, ya que los felinos están acostumbrados a la presencia de vehículos y no les hacen ni caso, también ayuda que estén bien alimentados, suponemos. Hay un gran hábitat con varios leones (Machos y hembras) libres y campando a sus anchas, el recorrido se puede repetir tantas veces cómo queramos y es posible parar el coche, aunque siempre con las ventanillas y el techo solar bien cerrados. En nuestro caso vimos una leona comiendo los restos de un animal y yendo a beber de un riachuelo, al volver con el resto de la manada, pasó a pocos metros del morro de nuestro Nissan NV300. Para quienes no se atrevan a entrar en el hábitat, hay un mirador exterior con varios ejemplares.

 

Hay 3 zonas de aparcamiento dentro del parque, desde dónde podremos visitar varios animales sólo visibles a pie, cómo los Lobos (que en nuestra visita estaban durmiendo plácidamente), Avestruces, Gorilas, Elefantes, Dromedarios, pájaros tropicales, ...

 

El hábitat de los monos también se recorre a pie, con simios pasando por todas partes, a los niños les gusta mucho, aunque no se dejan tocar.

 

Un animal que nos sorprendió fueron las nutrias gigantes, 30 kilos de Nutria que encontramos jugando y chapoteando en el agua.

 

En el trayecto en coche pasamos al lado de Girafas, Zebras, Bisontes o Antílopes. Ya desde lejos disfrutaremos de los inmensos Rinocerontes.

 

Por último hay un espacio dedicado a los Dinosaurios con réplicas a tamaño real de cada especie, hay unos cuantos en un recorrido andando desde el último parking y al finalizar encontramos una zona divulgativa dónde los niños pueden aprender cómo se realizan las excavaciones arqueológicas y ponerlo en práctica buscando fósiles simulados.

 

Hay varias zonas de restauración a precios bastante competitivos y muchas zonas de picnic, una que nos robó el corazón está ambientada en los indios americanos, con sus tiendas de campaña (Tipis), una hoguera y para hacerlo más real te venden la carne y butifarras para hacerlas al fuego, genial no?

 

Las zonas de juegos para niños son de lo mejor que hemos visto, tanto por cantidad y calidad como por lo cuidadas que estaban.

 

Los precios de la entrada son muy asequibles - 26,75 euros para adultos, 14,11 euros para niños (3-11 años) y los niños menores de 3 años es gratis. 

Al entrar en el parque te darán un mapa y tienes la opción de comprar un CD de audioguiado (en inglés) que te explicará los pormenores de cada especie y espacio. 

 

Agradecemos a Nissan la cesión de una Nissan NV300 para realizar este reportaje.

 

 Durante este viaje, siempre hemos llegado a nuestro destino gracias al Tomtom Go 6200

 

 

made with love from Joomla.it
Go to top