Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Dinamarca es dónde nació Lego, el juego de construcción más grande del mundo y allí, en la ciudad dónde todo empezó, Billund, se sitúa el Parque Legoland del país escandinavo.


 

En la pequeña ciudad danesa de Billund en 1932, un humilde carpintero local creó lo que hoy es un negocio multimillonario, pero al revés de lo que pasa en el sur de europa, la empresa no se ha deslocalizado ni mudado, Billund sigue siendo la sede mundial de la compañía de juguetes, una de las fábricas de Lego, el parque de atracciones Legoland y un gran parque acuático cubierto (que aquí las temperaturas son tirando a fresquitas)

 

En medio de campos de cereales, Lego, ha construido un fantástico parque de atracciones con 4 montañas rusas, 2 atracciones acuáticas y hasta 40 atracciones más construidas a partir de unos 65 millones de piezas de Lego (también cemento y metal)  .

 

Nosotros visitamos dos días el parque Legoland con nuestro hijo de 7 años, que disfrutó de cada segundo de nuestra visita sobretodo con las montañas rusas y los robots de la escuela de pilotos, también con las fantásticas construcciones y miniaturas de edificios y ciudades reales que hay en el Miniland.

 

Nada más entrar encontramos Miniland, una gran extensión de miniaturas realizadas en Lego,  con maquetas a escala de la Torre Eiffel, la Casa Blanca, pueblos Daneses, Star Wars,.. un sueño para todos aquellos que hemos pasado miles de horas jugando con estas pequeñas piezas de plástico.

 

Duplo es el Lego de los más pequeños y el Legoland es la zona para niños hasta unos 5 años, con atracciones pensadas para ellos, zonas de juegos y un ambiente muy divertido.

 

Nuestro hijo que mide algo más de 1,3 metros podía subir en todas las atracciones, lo que es muy importante porqué no es habitual en los parques de atracciones. Desde 1,2 metros se puede subir a todos sitios.

 

Una curiosidad es que en todas las colas hay un espacio central dónde, mientras los padres hacen cola, los peque pueden jugar con piezas de lego, de esta forma la espera es mucho más amena para pequeños y mayores.

 

Cómo es habitual en este tipo de parques el espacio está dividido en zonas temáticas, que en este caso están emparentadas con modelos de la familia de productos Lego, como PolarLand, Legoredo Town, Duplo Land, Ninjago, Pirate Land, Adventure Land y Knights'kingdom.

 

En la entrada también encontraremos el Tren de Lego, que nos hará una pequeña vuelta por la zona infantil del parque.

 

A los niños les encanta el Pirate Splash Battle, dónde embarcados en barcos piratas, mojaremos a otros barcos y a los visitantes despistados que pasen por los aledaños.

La Lego canoa, gusta a grande y pequeños, ya que tiene una vertiginosa caída y la decoración y ambientación del Oeste con sus animales es genial.

El Knights'kingdom con su espléndido castillo y la montaña rusa del dragón son una maravilla.

 

Otra atracción de agua muy vertiginosa es la Vickings River Splash, con una barca que sube a las altura a través de un ascensor y baja a toda velocidad desde su cima!

 

En el parque hay varias atracciones de interior pensadas para los días cómo los que nosotros tuvimos, con lluvia intermitente. Una de ellas es el Temple Treasure Hunt, dónde competiremos por quien atrapa más tesoros con nuestra pistola láser. Las atracciones del Ninjago  World también están bajo cubierto.

 

El Polar Land es una montaña rusa no muy larga pero rápida y sorprendente, además tiene cómo vigilantes a pingüinos de verdad, no es broma!

 

Otra montaña rusa muy recomendable es la Xtreme Racers, dónde iremos con unos coches de Lego technic por una revirada vía.

 

La casa encantada es otra de las atracciones que repetimos, ya que a parte del laberinto de espejos y su terrorífico interior, hay al final una atracción que nos sube lentamente a 20 metros de altura y nos deja caer... muy divertida.

 

El Legotop es un ascensor rotatorio que nos alzará para ver a vista de pájaro todo el parque y cercanías.

 

En el parque también hay un acuario con peces grandes y pequeños, incluso algún tiburón, que alucinará a los churumbeles y familia.

 

La comida en el parque es bastante cara, pero podemos entrar comida para hacer picnic y hay varias zonas, cubiertas y al aire libre para comer con comodidad.

 

El parque dispone de un hotel y un camping en el mismo parque, dónde se puede dormir rodeados del mundo lego a precios bastante correctos.

 

Nosotros fuimos a principio de Julio y no hicimos colas, nos comentaron que la peor época es en Agosto, ya que los daneses están de vacaciones, el resto del año se forman pocas filas.

 

Cómo llegar

Desde Copenhage hay una autopista gratuita (excepto el puente que cruza el mar que cuesta 36 euros) que en un par de horas llegas al parque.

 

Desde Alemania también por autopista Gratuita en menos de una hora nos plantamos en Legoland.

 

Y por vía aérea, disponemos del Aeropuerto de Billund a unos metros del parking del parque.

 Agradecemos a Nissan la cesión de una Nissan NV300 para realizar este reportaje.

 

 Durante este viaje, siempre hemos llegado a nuestro destino gracias al Tomtom Go 6200

 

Go to top