Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Una mochila con lo imprescindible, espíritu viajero, muchas ganas de recorrer nuevos sitios, de hacer amigos y sobre todo de vivir una experiencia inolvidable, es lo único que hace falta para convertirse en uno de los miles de ‘interraileros’ que ya han cruzado el viejo continente de punta a punta y que, incluso, han llegado a Marruecos o a la zona asiática de Turquía.

El pase Interrail ofrece a todos los ciudadanos europeos, marroquíes, de Argelia o Túnez la posibilidad de conocer estos países teniendo como medio de transporte el tren.

¿Qué es el Interrail y quiénes pueden beneficiarse de él?
Interrail se creó en 1972 en el seno del organismo de los ferrocarriles europeos denominado Union Internationale des Chemins de Fer (UIC) para facilitar los desplazamientos en tren por Europa a los jóvenes menores de 26 años y mayores de 12 años. Actualmente, es un billete que permite viajar en este medio de transporte en segunda clase, sin limitación de kilómetros, por 28 países europeos, por Marruecos y por la zona asiática de Turquía. Existen varias modalidades, cuyos precios dependerán de la edad de la persona que se decida por esta opción y de las zonas que elija. Se puede comprar en cualquier taquilla de la empresa ferroviaria Renfe o en agencias de viajes.

La oferta de Interrail se amplió en 1998 y ya existen tres gamas: “menores de 26 años, mayores de 26 o con esta edad y niños menores de 12 años”, por lo que, hoy en día, todo el mundo puede beneficiarse de esta opción, según informa un portavoz de Renfe.

Los requisitos para beneficiarse del Interrail son simples: estar domiciliado en alguno de los países europeos que componen la oferta o en Marruecos, Argelia o Túnez. También tienen acceso a esta modalidad aquellas personas que puedan justificar una residencia mínima de seis meses en cualquiera de los sitios anteriores. Para los que no cumplan estas condiciones existen otras opciones de pases ferroviarios distintos al Interrail, como es el Eurail.

Qué países visitar Los países por los que se puede viajar con Interrail están agrupados en ocho zonas (A, B, C, D, E, F, G y H). Sin embargo, no tiene validez en el país de origen, es decir, un español podrá elegir la zona F, pero sólo para viajar por Portugal o Marruecos, nunca para circular por el territorio español, precisan desde Renfe.

Cada zona engloba los siguientes países:

* ZONA A: Reino Unido (Gran Bretaña e Irlanda del Norte) y la República de Irlanda.
* ZONA B: Suecia, Noruega y Finlandia.
* ZONA C: Dinamarca, Alemania, Suiza y Austria.
* ZONA D: Polonia, República Checa, Hungría, Croacia y Eslovaquia.
* ZONA E: Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo.
* ZONA F: España, Portugal y Marruecos.
* ZONA G: Italia, Eslovenia, Grecia, Turquía.
* ZONA H: Bulgaria, Rumanía, la antigua Yugoslavia (Serbia y Montenegro) y la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

Las ventas demuestran que los principales destinos de los europeos son Francia, España e Italia; de hecho, de los 154.000 billetes que se vendieron el año pasado en toda Europa, 35.000 incluyeron la zona F, donde se encuentra España, junto a Portugal y Marruecos. Asimismo, los destinos más solicitados por los españoles son, por este orden: el país galo, Bélgica, Holanda y Luxemburgo (zona E); Alemania, Suiza y Austria (zona C); Italia y Grecia (zona G), y Gran Bretaña (zona A).

España ocupa el tercer puesto en la clasificación de los países europeos vendedores de este billete internacional, superándolo únicamente Inglaterra e Italia. En 2002 se vendieron 17.352 pases Interrail, lo que representa un crecimiento del 30% respecto al año anterior. Las comunidades de Madrid y Cataluña fueron las que registraron mayores ventas, seguidas por las de País Vasco, Andalucía y Valencia.

Junio, julio, agosto y septiembre, coincidiendo con el periodo de vacaciones estivales, son los meses en los que se venden más billetes Interrail, sobre todo en julio. Por el contrario, enero es en el que menos, comenta el portavoz de Renfe.


Precios
Las tarifas se fijan en función de la zona o zonas elegidas y de la edad de la persona que adquiera este pase, según indican desde Renfe. Con el billete Interrail de una zona se puede viajar por la misma durante 12 ó 22 días, mientras que con uno de dos zonas, de tres o con el pase global (incluye todas las zonas), se tiene la opción de desplazarse durante un mes, todos ellos sin limitación kilométrica.

En el grupo de menores de 12 años se incluyen los niños de entre 4 y 11 años de edad, puesto que el acceso para aquéllos que tengan menos de 4 años es gratuito. El pase Interrail se puede comprar con 60 días de antelación y el usuario es el que elige la fecha en la que comienzan a contar los días. En un principio, el billete te da derecho, tal y como exponen desde Renfe, a usar todos los trenes sin suplemento en segunda clase, pagando un pequeño porcentaje en trenes como los de alta velocidad o coche-cama.

Como el billete no vale para el país de origen, el tren desde la ciudad en la que se encuentre el ‘interrailero’ al punto donde comienza la zona que ha elegido vale la mitad de lo que costaría normalmente. Por cierto, si el viajero se arrepiente y anula el pase antes del comienzo, “Renfe le devuelve el dinero, pero no lo sustituye si lo pierde o se lo roban”, según especifican desde la empresa ferroviaria.

Hay compañías que no se incluyen en la oferta de Interrail, por lo que el usuario no podrá obtener el pase gratuito. No obstante, sí se podrá beneficiar de un descuento, que suele ser de un 30 o un 50%. Un ejemplo es el ferry de Dover (Inglaterra) a Calais (Francia), donde el billete vale la mitad.

En cuanto al coste total que puede suponer un Interrail, es muy difícil concretar una cifra, ya que intervienen aspectos diferentes y, además, todos ellos responden a una elección personal, tales como “cuántos países se van a visitar y cuáles son, dónde se dormirá, en qué sitios se comerá, etcétera”, declaran desde Renfe.


Cómo organizar el Interrail

Si algo caracteriza al Interrail es, precisamente, que se trata de una modalidad de viaje muy personal. De todos modos, y en líneas generales, lo primero que hay que hacer una vez que ya se han elegido las zonas por las que se va a viajar, es elaborar un itin

Go to top