Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Amberes parecida a Milán o Barcelona, una ciudad importante, moderna y cosmopolita pero sin poder político. Al igual que las otras dos urbes tiene una gran historia y una arquitectura destacada, a parte de una vertiente cultural y de diseño muy marcada.

Además de ser la cuna de Rubens, esta ciudad es famosa gracias a artistas más contemporáneos como los “Seis de Amberes“, un grupo de diseñadores belgas que durante los ochenta se establecieron en la ciudad donde se habían formado tras haber adquirido renombre y fama internacional.

Cualquier excusa es válida para visitar esta preciosa ciudad flamenca. A menudo, cuando los turistas visitan Bélgica, las “excursiones” se limitan a ver Bruselas, Gante y Brujas. Sin desmerecer a ninguna de las otras, Amberes es una ciudad que merece ser vista al menos una vez en la vida.

Que ver en Amberes?

Estación Central (Amberes)
La estación de Amberes, construida entre 1895 y 1905, es una auténtica joya. Esta estación fue eje imprescindible para el comercio de diamantes durante siglos y aún ahora más del  50% de la producción mundial de diamante industrial, pulido y en bruto pasa por Amberes

Las callejuelas que hay en torno a la Estación Central: encontraréis numerosas joyerías y talleres con escaparates que harán que os pongáis las gafas de sol. También podéis visitar, ya de paso, el curioso Museo del Diamante, que contiene exposiciones y material audiovisual en los que se explica todo el proceso al que se somete esta piedra preciosa.

{gallery}amberes{/gallery}

Fuente de Brabo
En el otro extremo de la ciudad se encuentra el Grote Markt, una de las plazas más bonitas de la ciudad. El Grote Martkt está rodeado de edificios renacentistas, entre ellos el que alberga el Ayuntamiento de Amberes, del siglo XV. En el centro de la misma se encuentra  la fuente de Brabo, que representa los inicios de la ciudad: según la leyenda , Brabo fundó la ciudad venciendo a Antigón, le cortó una mano y la tiró al río. Desde la plaza se divisa la famosa Catedral de Nuestra Señora (Onze Lieve Vrouwe Kathedral), de un importante valor arquitectónico y considerada como el mayor templo religioso de Bélgica. Su construcción comenzó en el siglo XIV y se extendió dos siglos. En ella podréis admirar algunas de las mejores obras de Rubens, uno los pintores barrocos más importantes del norte de Europa, por ejemplo el Descendimiento de Cristo, un óleo pintado sobre tabla alrededor de 1612.

Otra plaza que merece una visita es la Groenplaats (la plaza verde). Aunque no es tan magistral como la Grote Markt, es una de las más populares y sus terrazas se llenan de gente en cuanto sale el sol.

Groenplaats
La Casa-Museo de Rubens, que data del siglo XVII, también es un imperdible en Amberes, sobre todo si disponéis de tiempo y os gusta el arte. Aunque Rubens nació en Alemania, pasó gran los últimos 29 años de su vida en esta casa-taller, ubicada en la ciudad natal de sus padres.

Otra curiosidad imprescindible de la ciudad es el Castillo de Amberes. Aunque su nombre actual ya no es este, Carlos V lo rebautizó como Het Steen (La Piedra), sigue siendo una de las visitas más interesantes de la ciudad.

made with love from Joomla.it
Go to top