Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Son innumerables en Gran Bretaña las propiedades, públicas y privadas que por su valor paisajístico o arquitectónico, han formado parte de las localizaciones de grandes películas.

Una vez obtenidos los permisos pertinentes, es de suponer la gran diferencia que experimentan director y actores a la hora de inspirarse, cuando lo que hay delante no es un decorado. Mansiones, castillos, palacios o casas solariegas han sido, son y serán parte de la filmografía de un país que cuida y muestra con orgullo su patrimonio. En los cuatro puntos cardinales de la isla se puede encontrar una mansión o un castillo que en algún momento ha aparecido en la gran pantalla. Pero para esto los británicos también tienen sus clásicos:

El Norte de Inglaterra tiene dos claros ejemplos de residencias famosas presentes en el celuloide, Castle Howard en NorthYorkshire y Alnwick Castle en Northumberland. El primero, situado 40 kilómetros al norte de York, es una de las más grandiosas residencias privadas del país. Aunque no es ciertamente un castillo a la antigua usanza, lo enorme de sus dimensiones hicieron en su tiempo que a esta y a otras “casas de campo”, se les aplicara el sobrenombre de castillo, con el fin de distinguirlas de otras residencias más modestas. Aquí se rodó, Barry Lindon en 1975 y en estos días se ultima, el remake cinematográfico de la famosa serie de los 80 Retorno a Brideshead, que se estrenará el próximo mes de Octubre con Enma Thomson como protagonista. El segundo ejemplo norteño se encuentra algo más al este, cerca de la frontera escocesa. En los alrededores de Alnwick Castle, donde a veces huele a batalla, un olor que se disipa con la niebla que cubre el río Aln y que discurre junto a los muros de este antiguo castillo normando. A pesar de ser residencia permanente del Duque de Northumberland, la magia de Harry Potter recorre sus estancias, como lo hacen también las flechas lanzadas por los arqueros que intentan dar caza a los muchos Robin Hood que han recorrido sus almenas.

Escocia, aunque con otro estilo, tampoco se libra de tener residencias con pedigrí. Blairquhan Castle en el condado Ayrshire, es el resultado de una reconstrucción realizada en el siglo XIX, sobre el primitivo castillo. Actualmente es residencia de la familia Blair y sus estancias son muy reconocibles en la premiada The Queen. Aquí la reina Isabel encarnada por la genial Helen Mirren pasea sus desvelos en compañía del duque de Edimburgo. También en Ayshire y junto a la localidad de Maybole, se encuentra Culzean Castle, otro de los elegidos por Stephen Frears para situar a la reina Isabel por tierras escocesas.

Otras zonas del país cuentan también con sobresalientes mansiones que en algún momento han sido parte de alguna cinta de éxito. En las proximidades de Ludlow, corazón de Inglaterra, se encuentra Stokesay Court. Una destacable mansión victoriana en la campiña de Shropshire, que recientemente ha disfrutado del reconocimiento masivo gracias a su aparición en la súper galardonada Atonment (Expiación), interpretada por la omnipresente Kira Knightly. No muy lejos de allí, la localidad de Banbury en Oxfordshire, tiene como escenario destacado Broughton Castle, en la confluencia de tres riachuelos que le mantuvieron siempre muy protegido contra posibles invasores. La construcción data de 1300 y ha servido para ambientar 902 171 181

Para más información www.visitbritain.es

made with love from Joomla.it
Go to top