Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

La más pequeña de las grandes metrópolis. Un mundo para sí y un mundo para todos: casi separada del resto de Suiza, en su extremo más occidental se encuentra Ginebra, la cosmopolita.

 

La sede europea de la ONU se llama también "capital de la paz". Otra designación de la ciudad de El Ródano con su tradición humanitaria, sus organizaciones internacionales y su ambiente de gran urbe es la de "metrópoli más pequeña del mundo". Muelles, paseos en el lago, parques, animados callejones del casco urbano y tiendas elegantes invitan a dar una vuelta por la ciudad. Asimismo, el propio lago y el Ródano atraen a excursionistas. Los Alpes están al alcance de la mano. Ginebra, la pequeña urbe grande, en medio de una naturaleza intacta y un escenario emocionante: residencias suntuosas de la nobleza, casi escondidas detrás de viejos robledos al sureste, idílicas aldeas de vino al norte. A orillas del Lemán, pueblos y pequeñas ciudades con vistas al lago.

Ginebra es tan activa en invierno como en cualquier otra época del año. Paseos por los coloridos parques otoñales o en las invernales riberas y caminatas costeras se alternan con shopping o vivencias culturales de primer nivel: teatro, ópera, ballet, cine, conciertos, cabaret, 30 museos. ¿O bien paladear un menú sibarita en uno de los muchos y excelentes restaurantes, cinco de ellos distinguidos con estrellas Michelín? ¿Una excursión a las cercanas zonas de esquí de los Alpes o del Jura? Ambiente de gran ciudad y paz de campo, elegante vida ciudadana y deporte en la naturaleza abierta.

Ginebra es tan activa en invierno como en cualquier otra época del año. Paseos por los coloridos parques otoñales o en las invernales riberas y paseos costeros se alternan con shopping o vivencias culturales de primer nivel: Teatro, ópera, ballet, cine, conciertos, cabaret, 30 museos. ¿O bien paladear un menú sibarita en uno de los muchos excelentes restaurantes, cinco de ellos distinguidos con estrellas Michelín? ¿Una excursión a las cercanas zonas de esquí de los Alpes o del Jura? Ambiente de gran ciudad y paz de campo, elegante vida ciudadana y deporte en la naturaleza abierta.

La Catedral.

Ciento cincuenta y siete escalones separan al visitante del hermoso panorama que se observa desde la torre norte de la Catedral. La construcción del edifico se comenzó en 1160 y duró casi un siglo. Muchos eventos incluyendo varios incendios han generado numerosas restauraciones por lo cual el aspecto total es ecléctico.

Place du Bourg-de-Four

En el corazón viejo de la Ciudad se levanta esta plaza, que desde la época de los romanos ha sido un lugar de reunión y comercio. Alrededor se pueden observar muestras de la arquitectura suiza gótica, renacentista, reformista y moderna. El edificio que más destaca es el Palais de Justice (Edificio de la Corte Suprema) con su maravillosa fachada del siglo XVIII.

Viejo Arsenal

El viejo Arsenal domina la escena del Barrio viejo, antiguamente protegía la ciudad con sus cinco cañones. El edificio data del siglo XVII y contiene tres mosaicos maravillosos en su interior obra de Alexandre Cingria.

Place Nouve

Esta plaza es el punto focal de la cultura ginebresa. Alrededor se encuentra el Gran Teatro de la Opera, el reputado Conservatorio de Música y el Museo Rath ampliamente conocido por sus exposiciones temporales. En el centro de la plaza se encuentra una estatua dedicada al General Henri Dufour, héroe nacional y el primero que escribió un mapa de Suiza.

El Reloj Floral

Es uno de los puntos más famosos y más fotografiados de Ginebra. Aproximadamente 6.500 plantas decoran esta armonía floral que tiene la peculiaridad de cambiar con las estaciones. Gracias a las familias adineradas de Ginebra, esta ciudad disfruta siendo la que tiene más metros cuadrados de áreas verde por habitante en toda Suiza. Año tras año la gran variedad de parques vibran con las constantes visitas de turistas y locales, que disfrutan de muchas actividades entre flores y jardines. En muchos de estos parques podrán observar conciertos de música clásica, opera, artistas de la calle y un largo etc de espectáculos gratuitos que serán la fascinación de muchos.

Isla Rousseau

Es el lugar de relax por excelencia de la ciudad, la Islet of Greeney dedicada al habitante más renombrado de Ginebra, Jean-Jaques Rousseau, el padre del movimiento romántico. También se puede visitar su casa natal en el 40 Grand Rue, cerca del Ayuntamiento.

La fuente de Agua o Water Fountain

Es el símbolo de la ciudad, pero originalmente fue una bomba de seguridad de llenado del Lago. En 1891, fue transferida a The Rade, para ostentar un papel más protagónico en la ciudad. Ginebra al igual que muchas ciudades en Suiza tienen plataformas de madera flotantes en las orillas del lago donde durante el verano, se puede tomar sol y disfrutar de un chapuzón. También alguna de estas plataformas albergan un café o restaurante, siendo uno de los lugares perfectos para una velada romántica o de amigos durante la noche.

Palacio de las Naciones Unidas

Este vasto complejo, que en superficie iguala a la del Castillo de Versalles, fue terminado en 1936. Desde 1946, alberga las oficinas principales de la Organización de Naciones Unidas. La visita guiada permite la posibilidad de escuchar alguna conferencia, de firmar el Libro Dorado de la Paz o hacer algún donativo por la paz del mundo.

En cuanto a museos Ginebra tiene una gran variedad. Aquí va una pequeña lista para los amantes del arte: The Art and History Museum, The International Red Cross and Red Crescent Museum (Museo de la Cruz Roja), El Museo Etiológico, El Museo Nacional de Historia, El Museo Contemporáneo y Moderno de Arte MAMCO, El Museo Internacional del Automóvil.

made with love from Joomla.it
Go to top