Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

A partir del próximo 1 de agosto en los transportes públicos suizos podrá utilizarse Swiss Pass -tarjeta ampliada ahora a otros tipos de transporte- que permitirá cargar abonos de ferrocarril, autobús, ferrocarriles de montaña y barco, y de servicios asociados como coche compartido alquiler de bicicletas y remontes mecánicos de las estaciones de esquí.

La nueva Swiss Pass se pondrá a la venta el 15 de junio y estará equipado de un chip RFID, ensayado en las estaciones de esquí y que, inicialmente, integrará el abono general y el de media tarifa de los Ferrocarriles Suizos, CFF/SBB, y los forfaits de esquí, y los abonos Mobility, Publi Bike y Suisse Mobile. Los abonos de otros operadores y comunidades tarifarias se integrarán en 2016.

A medio plazo se prevé que unos tres millones de viajeros utilicen Swiss Pass que gestionará la Unión de los Transportes Públicos suizos, cuyo objetivo es que, finalmente, todo el sistema de transporte del país disponga de un único soporte electrónico para todos los títulos de transporte que reducirá costes y facilitará la intermodalidad.

La tarjeta

En Swiss Pass figurará la fotografía, el nombre y la fecha de nacimiento del usuario y un número de identificación. En el chip residirá el e resto de información que será legible por el lector del que dispondrán los agentes de los operadores.

Con Swiss Pass, los abonos se renovarán automáticamente, salvo que el usuario renuncie a ello. La renovación y el cargo el usuario será informado de las condiciones por correo antes de la fecha de terminación y su gestión podrá hacerse por correo o teléfono y en las taquillas de los operadores.

El sistema permitirá al usuario la consulta en cualquier momento de todos sus datos personales y de la duración y validez pendiente de todos sus abonos activados en la dirección www.swisspass.ch.

Go to top