Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Bratislava, está situada a pocos kilómetros de la frontera con Austria y Hungría. Se extiende por ambas orillas del río Danubio (Dunaj), en el extremo sur de los Pequeños Cárpatos.

Desde 1993 es la capital de Eslovaquia, año en el que el país fue proclamado un estado independiente. A lo largo de su prolongada historia, esta ciudad siempre ha sido un importante centro de la vida social y cultural del país, además de capital administrativa.

Bratislava disfruta de una bonito casco antiguo situado en la orilla izquierda del Danubio, donde se encuentran los lugares de mayor interés histórico, partiendo de la plaza principal, Hlavné námiestie. Todo el centro histórico está dividido en dos por la autovía construida en la década de 1960. El castillo se halla al oeste de esta carretera.

Hlavné námestie: El corazón de la ciudad vieja está formado por la plaza cuadricular, que tiene su origen en el siglo XIII. Desde el principio fue el centro de toda la actividad en la ciudad, teniendo lugar aquí los mercados (todavía hoy se celebran), las ejecuciones, las manifestaciones de protesta, los festivales y las actuaciones de los artistas. Con el correr de los siglos su aspecto ha ido cambiando. En la Edad Media era dominada por casas con torres, que más tarde fueron sustituidas por palacios. Desde el siglo XV está empedrada y desde el siglo XVI la embellece una fuente.
En el centro de la plaza está la fuente de Maximiliano, la más antigua de la ciudad, diseñada en 1572 por Andreas Luttringer, con la figura del caballero Roland sobre un pedestal. Entre los edificios notables de la plaza destaca el Ayuntamiento Viejo (Stará Radnica), creado en el siglo XV combinando varios edificios residenciales. A finales del siglo XVI y principios del XVII fue reconstruido en estilo renacentista. En el siglo XVIII la torre más antigua se remodeló en estilo barroco. A la izquierda del ventanal gótico, se halla un testimonio del pasado: una bala de cañón que se incrustó en el muro en 1809, durante el sitio de Bratislava del ejército de Napoleón. A la derecha del mirador hay un enigmático retrato de un hombre barbudo que se cree fue consejero del ayuntamiento. Destaca el inusual y vistoso tejado de la fachada oriental sobre el lado de Primaciálne námestie. El ayuntamiento alberga el Museo Municipal (Metské múseum), de salas abovedadas que recogen exposiciones sobre la historia de Bratislava.

Ayuntamiento en Hlavné námestie (Bratislava): En otros lados de la plaza se encuentran el Palacio Jesenák, del siglo XVIII, que muestra el blasón de su propietario y en cuya planta baja se localiza el famoso Café Meyer; muy cerca hay una casa románica del siglo XIII. Enfrente se encuentra el Palacio del Gobernador, de 1762 tras la unión de dos edificios, típico ejemplo de la austera arquitectura de aquella época. A su derecha se ubica el Palacio Kutscherfeld, hoy sede de la embajada francesa. Construido en 1762 uniendo tres casas antiguas para Leopoldo von Kutscherfeld, es uno de los palacios barrocos más bellos de la ciudad. Fue comprado en 1847 por la familia Esztherházy. Enfrente de la casa encontramos la figura en bronce de un soldado de Napoleón apoyado en un banco, descalzo y con un sombrero en la nariz, obra de Juraj Melis, y uno de los más fotografiados de la ciudad. En el otro lateral, entre las calles Zelená y Sedlárska, se encuentra la Casa Verde, que en el siglo XV fue la hospedería municipal Grünstübl, de pinturas dominantes en verde, y que serviría también de local de venta de vinos y de sede de sesiones del parlamento regional. Muy cerca está la Casa Modernista, el edificio más reciente de la plaza (1904) y hoy sede de un banco, con preciosos mosaicos, y proyectada por el arquitecto húngaro Edmund Lechner.

Palacio Primacial (Primaciálny Palác) (Primalciálne námestie 1): Durante los últimos años de la edad de oro de Bratislava, poco antes de que la ciudad perdiera su estatus como capital de Hungría, el arzobispo cardenal Jozef Bátthyány hizo construir el mayor y más valioso de los palacios de la ciudad. Fue proyectado por el arquitecto vienés Melchior Hefele siguiendo el clasicismo francés, siendo acabado el año 1781. Se convirtió en la residencia de invierno del arzobispo de Esztergom, y en él se alojaban los reyes durante sus coronaciones. Desde 1903 se utiliza como Ayuntamiento de la ciudad. La primera planta, abierta al público, es la más representativa, siendo su mayor atracción la colección de extraordinarios tapices ingleses del siglo XVII que representan el romance entre Hero y Leandro.


La fachada neoclásica luce un magnífico frontón coronado por el escudo de armas del arzobispo, que está rematado con un gigantesco bonete de cardenal. Las figuras de los dos ángeles sin alas ('puttis') sostienen las letras C e I, que son las iniciales latinas del motivo de María Teresa, Clementia et Iustitia, motivo que también hizo suyo el arzobispo. El amplio mosaico del tímpano, de Ernest Zmeták, mustra una alegoría a la vigilancia sobre el cumplimiento de los diez mandamientos divinos. En el salón de los Espejos se firmó en 1805 el tratado de paz de Pressburg entre Napoleón y Francisco I, tras la batalla francesa en Austerlitz. En el patio se halla la fuente de San Jorge luchando con el dragón, del siglo XVII.

Catedral de San Martín (Dom sv. Martina) (Kapitulská 9): Este edificio gótico con una amplia nave central y dos naves laterales ocupa el antiguo emplazamiento de un templo románico del siglo XIV. En su construcción tomaron parte los maestros Hans Puchsbaum y Anton Pilgram, que también lo hacía en Stephansdom en Viena. El templo fue consagrado en 1452, pero los posteriores retoques duraron hasta 1510. Hasta el siglo XVIII no se abordaron nuevas reformas siendo a finales del siglo XIX cuando Jozef Lippert reconstruyó la catedral en estilo neogótico y aportó al interior líneas más puras. Un total de 11 reyes y 8 reinas húngaras fueron coronados en ella entre 1563 y 1830.
En su interior destacan el altar de la capilla de Santa Ana del siglo XIV, construida delante de la puerta norte, y cuya sección central del ornamentado retablo representa la Crucifixión; la escultura de San Martín obra de Georg Raphael Donner (1734) concebida para figurar en el altar mayor luciendo el santo traje húngaro; la Capilla de san Juan el Limosnero, construida por Donner en 1732 a petición del arzobispo Esterházy en la que descansan los restos del santo originario de Chipre; la capilla de Santa Ana de Hans Puchsbaum; el presbiterio con una espléndida bóveda de crucería que luce el escudo de armas de Matías Corvino; y las vidrieras del presbiterio y de las naves laterales de la segunda mitad del siglo XIX.



Iglesia Franciscana (Frantiskánsky Kostol) (Frantiskánska námestie): La Orden de los Franciscanos se instaló en Bratislava en el siglo XIII. Hacia 1250 empezaron a edificar la actual iglesia, que fue consagrada en 1297 en presencia del rey Andrés II, lo que la convierte en la iglesia más antigua de las que se conservan en la ciudad. De esta época se han conservado el presbiterio y las paredes circulares de la iglesia, ya que tras el terremoto de finales del siglo XVI, se desplomó la bóveda gótica siendo sustituida por una nueva renacentista. En el siglo XVIII se levanto en estilo barroco la actual fachada principal. La iglesia y el convento han tenido un importante papel en la vida de la ciudad, siendo aquí elegidos alcaldes, fue sede del parlamento regional y en el año 1526 Fernando de Habsburgo fue elegido rey de Hungría. Durante las ceremonias de coronación en Bratislava, el nuevo monarca armaba a los caballeros de la Espuela Dorada en esta iglesia. Resulta llamativa la capilla de San Juan Evangelista del siglo XIV, con dos alturas, así como las capillas de Loreto y Santa Rosalía y el púlpito proyectado por Ludwig Gode, discípulo de G. R. Donner de 1756.

Puerta de Miguel (Michalská Brána) (Michalská ulica 24): Construida en la primera mitad del siglo XIV es la única de la cuatro puertas que se conserva de la ciudad medieval. Recibió el nombre de la iglesia gótica de San Miguel, que se encontraba ante la fortificación y fue destruida en el siglo XVI por los ataques turcos. Entre 1753 y 1758 se añadió a la torre gótica una linterna barroca (elevando su altura  hasta los actuales 51 m.) y se colocó en lo alto la estatua del arcángel Miguel. La torre alberga el Museo de Armas y Fortificaciones de la Ciudad (Múzeum zbraní a mestkého opevnienia). La torre de defensa, con su tejado en forma de cebolla, ofrece una magnífica vista de la ciudad. El pequeño edificio situado junto a la puerta es la farmacia más antigua de Bratislava, la Langosta Roja. Aquí también se encuentra el kilómetro cero, en una placa sobre el suelo.A ambos lados de la torre se encuentran blasones, siendo el de piedra de la época de la primera reconstrucción (1511-1513) y el de plomo de la última realizada en 1758.

Teatro Nacional Eslovaco (Slovenské Národné Divadlo) (Hviedzdoslavovo námestie 1): El neorrenacentista edificio de la Ópera fue levantado entre los años 1884-1886 como teatro de la ciudad. Es obra de los arquitectos vieneses Ferdinand Fellner y Hermann Helmer, que se habian especializado en la  construcción de teatros en ciudades importantes como Budapest, Viena, Zurich o Berlín. El nuevo edificio sustituyó al antiguo Teatro Municipal, que se había quedado obsoleto. La fachada está decorada con bustos de personajes como Goethe, Liszt, Mozart, Catón o Shakespeare. En el centro del tímpano hay un grupo escultórico que incluye a la musa de la comedia Talía.
La hermosa fuente situada frente al teatro representa a la joven troyana Ganímedes volando sobre Zeus transformado en águila y que, según la leyenda, quiso raptarla por su extraordinaria belleza. La fuente, realizada en bronce y mármol en 1880, es obra de Viktor Tilgner, autor del monumento a Mozart en Viena. La fuente reproduce las formas de los peces y animales que viven en el Danubio.



Palacio Palffy (Pálffyho Palác) (Panska 19-21): Este palacio barroco de 1747 alberga otra de las secciones del Museo Municipal de Bratislava (Galéria mesta Bratislavy) y cuya la colección principal está situada en el Palacio Mirbach. El peculiar pórtico del palacio Palffy está decorado con representaciones de trofeos de guerra, lo que recuerda que uno de sus primeros propietarios fue el mariscal Leopold Palffy. El palacio acoge la colecciones de pintura gótica sobre tabla, pintura centroeuropea, escultura del siglo XIX y pintura y escultura eslovaca del siglo XX.

Academia Istropolitana (Venturská 3): La primera Universidad existente en el territorio de la actual Eslovaquia fue fundada por el rey Matías Corvino en el año 1465, bajo el nombre de Academia Istropolitana. Del original complejo de edificios se ha conservado una parte en la calle Venturská, alrededor del gran patio. En la Universidad dieron clase conocidos sabios europeos, entre ellos el astrónomo alemán Johann Müller Regiomontanus. Tras la muerte del rey Matías en 1490, fue clausurada. El edificio fue modernizado en la década de 1960 y actualmente acoge la Academia de Música de Bratislava.

Iglesia de las Clarisas (Klarisky Kostol) (Klariská ulica): La iglesia y el convento de las Clarisas se empezó a construir a finales del siglo XIII, siendo concluido a finales del siglo XIII, muy cerca de la muralla del siglo XIV, que rodeó la ciudad hasta el siglo XVIII, cuando la emperatriz María Teresa ordenó desmantelarla. La poco frecuente torre de planta pentagonal fue construida alrededor del año 1400. Es uno de los monumentos más representativos del gótico en la ciudad. Giaccomo y Giovanni Rava terminaron en el año 1640 la reconstrucción del convento en estilo renacentista tardío tras el gran incendio de 1590. El convento fue cerrado en 1782, pasando a se utilizado con fines estudiantiles albergando, por ejemplo, la Academia de Leyes y el Seminario Teológico Católico. Entre sus estudiantes famosos estuvieron los compositores húngaros Ernest von Dohnányi y Béla Bartók. Hoy en día la iglesia sirve como sala de conciertos y el convento es parte de la Biblioteca Universitaria.

Palacio Mirbach (Mirbachov Palác) (Frantiskánske námestie 11): En los años 1768-1770 el propietario de la cervecera Martin Spech hizo construir el palacio rococó más bello de la ciudad, proyectado por Franz Anton Hildebrandt. Su posterior propietario, el conde Karol Nyary, mandó colocar el emblema de la familia en el tímpano. Su último propietario, el conde Emil Mirbach, donó el palacio a la ciudad para que se constituyera en él una galería, actualmente la sección principal del Museo Municipal, con la exposición de arte barroco de los siglos XVII y XVIII. Dado que el palacio fue levantado en una parcela irregular, el arquitecto, para conservar la simetría, construyó dos dos portales, de los cuales el derecho es infranqueable. El patio del palacio está adornado por una fuente de Viktor Tilgner.

Iglesia del Sagrado Salvador (Frantiskánske námestie): Frente al Ayuntamiento Viejo se alza esta iglesia jesuita. Fue construida entre 1636 y 1638 para la comunidad protestante alemana de Bratislava. Por deseo real no podía parecerse a las iglesias católicas. No podía tener torre, ni presbiterio, aunque sí se le construyó una puerta principal desde la plaza. Fue confiscada en 1672 a los evangelistas y asignada a los jesuitas quienes cambiaron la decoración interior. Posee un mobiliario barroco y destaca el púlpito barroco de 1753, obra de Ludwig Gode. Frente a ella se encuentra la columna mariana.

Casa del Buen Pastor (Dom u Dobrého Pastiera) (Zidovska 1): Esta pintoresca casa fue construida en una pequeñísima parcela durante los años 60 del siglo XVIII. Le fue dado su nombre por la estatua del Buen Pastor que hay en una de sus esquinas y es tan estrecha que en cada una de sus cuatro plantas hay una única habitación. Es un ejemplo único en Europa Central de la diminuta arquitectura rococó. Alberga el Museo del Reloj (Múzeum hodin), que forma parte también del Museo Municipal. Las piezas que se exponen datan de los siglos XVII al XX y son obras en su mayoría de relojeros de Bratislava.

Galería Nacional Eslovaca (Slovenská Národná Galéria SNG) (Riečna 1): Creada en 1948, se instaló en las cuatro alas barrocas de unos barracones navales a orillas del Danubio del siglo XVIII diseñados por G. Martinelli y F. A. Hildebrandt, a los que se añadió en la década de 1970 la casa de V. Dědeček. Este edificio fue diseñado por I. Feigler hijo y construido entre 1870 y 1876. La galería posee magníficas obras de arte. Las mejores colecciones son las de arte eslovaco de los siglos XIII y XIV que incluyen retablos e imágenes de las iglesias de la región de Spiš, al este del país. Además de obras de artistas nacionales, la galería posee obras de diversos maestros extranjeros, como Caravaggio, Rubens, Manet o Picasso.

 Reduta (Palackého 2): Cerca de la orilla del Danubio y de la Ópera se alza el imponente edificio de Reduta. Fue construido en los años 1913-1919 en estilo ecléctico en el lugar en el que estaba el antiguo granero. Fue uno de los primeros cines, y aquí tuvieron lugar bailes y conciertos. Hoy es sede de la Filarmónica Eslovaca y cada otoño se convierte en el principal escenario del Festival de Música de Bratislava. La sección del edificio que mira a Mostova alberga un casino y un restaurante.

Castillo de Bratislava (Bratislavský Hrad): El castillo, visible desde casi todos los puntos de la ciudad, domina la capital desde lo alto de una colina perteneciente a los Pequeños Cárpatos y rodeada parcialmente por el Danubio. Se han encontrando restos de antiguos asentamientos en la colina sobre la que se sitúa el castillo. Durante el Imperio de la Gran Moravia ya existía un castillo en este lugar que desempeñó un importante papel político. La primera mención escrita sobre dicho castillo data del ano 907 a. C. Tras la caída de la Gran Moravia el castillo de Bratislava pasó a ser una fortificación fronteriza de Hungría. El castillo estuvo cerca de ser totalmente destruido en 1811, permaneciendo en ruinas hasta su restauración en 1953. Durante los años del comunismo fue la sede en Bratislava del gobierno checoslovaco y sede oficial del Parlamento Nacional Eslovaco.

La colina en la que se sitúa el castillo bien merece un paseo por sus jardines ya que nos permiten disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Junto al castillo se encuentra un moderno edificio que es sede del Parlamento Eslovaco desde el ano 1994. Un busto de Alexander Dubcek preside la plaza que lleva su nombre frente al edificio principal. Alexander Dubcek (1921-1992) es uno de los políticos eslovacos más significativos con un papel clave dentro de la historia de la ya desaparecida Checoslovaquia.

El interior del castillo alberga varias secciones del Museo Nacional Eslovaco. El Museo de Historia Eslovaca (Slovenské historické múzeum) exhibe muebles, relojes y objetos y objetos tradicionales. En el Tesoro de Eslovaquia (Klenoty davnej minusloti Slovenská) se muestra la Venus de Moravany, una estatuilla de mujer hecha en colmillo de mamut de hace 22.800 años a.C. En el Museo de la Música (Hudobné múzeum) se exponen instrumentos populares.

made with love from Joomla.it
Go to top