Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

 

La pequeña franja marina de Eslovenia (tiene solo 47 kilómetros) es un ejemplo de equilibrio entre la explotación turística y la conservación del litoral, en este litoral tienen cabida una docena de poblaciones, cada una con su personalidad propia y de entre las que destaca Portorož.

El poéticamente llamado Portorož, o el puerto de Roses, es el hogar de uno de los mayores puertos deportivos del Adriático y es el rey indiscutible del turismo costero de Eslovenia. A pesar de que carece de los pueblos venecianos antiguos que se pueden encontrar en otros lugar a lo largo de la costa, sus numerosos  hoteles (varios de lujo) ,  restaurantes , centros de conferencias, balnearios y  casinos  lo convierten en un destino popular para los extranjeros y los eslovenos, y una excelente base para excursiones de un día y excursiones más lejanas lejos.



Portorož ha sido un destino turístico ya en el siglo 13, cuando se desarrolló un nicho como un centro de salud, y hacia el final del siglo 19 se hizo ampliamente conocido por las propiedades curativas de sus baños de agua de barro y sal. Esta reputación se ha mantenido hasta la actualidad, con la ciudad actualmente el hogar de no menos de seis balnearios y centros de bienestar diferentes que abren todo el año.



Las playas están muy cuidadas, aunque hay pocas de arena, su agua puede llegar hasta 31 ° C durante el verano. Además, hay varios chiringuitos en la playa que ofrecen un ambiente animado, buenas vistas y precios asequibles. Hay varias zonas de juegos para niños, con hinchables, toboganes..

Si deseamos hacer algo de turismo podemos visitar la vecina Piran, parques naturales, y un paseo en bicicleta, coche o caballo por los pueblos cercanos, unidos entre si por paseos marítimos y carriles bici, todo está muy cerca y es llano, no es necesario coger el coche. Los amantes del deporte pueden desafiarse a sí mismos en las pistas de tenis, pistas deportivas, en las salas deportivas, piscinas y en el mar.



Los amantes de los Juegos de azar disponen de varios Casinos situados en los más exclusivos enclaves de la costa, dónde podemos probar nuestra suerte.

Entre Portoroz y Piran, hay dos joyas arquitectónicas, son los almacenes de sal de Magazen, Grando y Monfort, que figuran en el patrimonio cultural e histórico y que estuvieron activos hasta hace sólo unos años. Fueron construidos en la época de Napoleón entre 1820 y 1845.



Hoy en día, Monfort ya no almacena la sal, pero es una sala de exposiciones y es parte de las galerías regionales costeras para el arte moderno.

Desde Portoroz podemos divisar las costas Italiana y Croata.

Para viajar recomendamos un calzado cómodo y transpirable pero con una suela que no resvale, como nuestras Hi-Tec Haraka Trail.

Agradecemos a Seat la cesión de un Seat León Ecomotive para realizar este reportaje. Tenéis más información del Seat León Ecomotive en.. http://www.seat.es/coches/leon-st/modelo.html

 

 

made with love from Joomla.it
Go to top