Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Los trenes son parte de nuestra memoria colectiva, para revivir el pasado a bordo de un auténtico tren de vapor, saboreando todo el encanto de los antiguos viajes de ferrocarril son algunas de las posibilidades que ofrece este museo del ferrocarril vasco.

Muchos son los atractivos de este museo. En torno a él se ha extendido un entramado de vías y pabellones de 25 000 m2 de superficie que acoge setenta vehículos ferroviarios, entre ellos locomotoras diesel, eléctricas, automotores, coches de viajeros, vagones de mercancías e incluso tranvías eléctricos y trolebuses.

 

Uno de los ejemplares más interesantes es la Zugastieta, una locomotora de vapor construida en 1888 para el ferrocarril de Gernika y, en la actualidad, la máquina de vapor en funcionamiento más antigua de España. El volumen de fondos que integra el museo asciende a 5100 piezas. Muy recomendable es la colección de relojería ferroviaria Jesús Minués, única en su género en España.

 

A partir de la Semana Santa, cada fin de semana, el museo ofrece recorridos de cinco kilómetros a bordo de trenes de vapor de más de 100 años de antigüedad, entre las instalaciones de Azpeitia y Lasao, por el antiguo Ferrocarril del Urola.

 

El recorrido concluye en la estación de Lasao donde se procede a efectuar lo que los especialistas denominan «una aguja», es decir, desenganchar la locomotora para que, dirigiéndose al desvío y tras el cambio de agujas, bordee a la composición y pueda colocarse otra vez en cabeza, para comenzar la vuelta hacia Azpeitia.

 

La entrada es muy económica, 3 euros, 6 euros si queremos hacer el viaje en tren, es un museo adecuado para grandes y pequeños.

Para este tipo de visitas recomendamos un calzado ligero y cómodo como las Hi-Tec R200 Women's

Go to top