Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Nuestro Crucero Fluvial de Le Boat tuvo su momento más especial atravesando y pernoctando en la preciosa ciudad de Estrasburgo, sin duda la urbe francesa que más nos ha gustado, por encima de París, Lyon, Grenoble,..

En Estrasburgo (Strasbourg en Francés) además cambiábamos de Canal, pasábamos del Canal del Marne al Rin al Canal de Rin al Ródano, todo esto pasando a pocos metros del parlamento Europeo, del Consejo de Europa, parques,.. un recorrido precioso.

Nosotros amarramos en el puerto de Quai des Belges, situado a pocas calles del centro, con instalaciones modernas y muy tranquilo.

En nuestro caso nos movimos en Bicicleta por la urbe, pero si no tenemos Bicicleta lo más recomendable es comprar un pase de Transporte público, que cuesta entorno a 2 euros por cabeza y día (Si en Barcelona o Madrid por este precio no podemos subir al metro y en Estrasburgo podemos cogerlo las veces que queramos, esto si que es fomentar el uso del transporte público).

La mejor manera de tener una idea de la ciudad es coger el Batorama, el barco turístico de la ciudad,  desde el muelle por el Palacio de Rohan. La ciudad turísticamente hablando se divide en tres espacios, al norte las instalaciones Europeas, sin mucho encanto, pero rodeadas de parques y de visita casi obligada, después en la llamada Isla Grande, está el centro de Estrasburgo, con la catedral, monumentos,.., y en el extremo occidental, la Petite France, el barrio más turístico de la ciudad, con preciosas casas con estructura de madera, algunas de ellas datan del siglo XVI, todo ello cruzando puentes que cruzan canales, muy pintoresco y merecedor de una buena caminata.

La ciudad dispone de dos miradores de excepción, el primero está en la Petite France y se llama Terrasse Panoramique, situada en la parte superior de la muralla construida por Vauban en el Siglo XVII para proteger la ciudad de los ataques desde el río. Pero quizás la mejor vista conlleva subir los 330 escalones de la torre de la catedral, desde donde, en un día claro, se pueden ver los Vosges al oeste y la Selva Negra al este.

LA CATEDRAL

La catedral tiene una sola torre, que se eleva a una altura de 142 metros. El interior es también digno de ver, especialmente el vidrio de color (prueba a ir en una soleada tarde, cuando la luz se cuela por la ventana al oeste), un ábside de estilo bizantino, y el reloj astronómico gigante.

MUSEOS

Estrasburgo tiene importantes Museos. El Museo de Bellas Artes tiene una importante colección de pinturas europeas que datan desde el Renacimiento hasta el siglo 19, con obras de Giotto, Botticelli, Tiepolo, Memling, de Hooch, Rubens, Van Dyck, Zurbarán, Claudio de Lorena, Boucher y Watteau, situado en el Palacio de Rohan, el hogar de la antigua familia gobernante de la ciudad.

Más impresionante aún es el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, ubicado en un impresionante edificio a orillas del Río. Su colección es ecléctica, pero intrigante, y entre sus aspectos más destacados son la mesa de comedor y sillas diseñada por Marcel Breuer para Kandinsky, una figura de yeso de tamaño real de Rodin, Algunos Picasso y un par de salas dedicadas al escultor abstracto Hans Arp. Tal vez las salas más interesantes, sin embargo, son las que se dedican a los planos (Gustave Doré, Käthe Kollwitz y Max Klinger) y el conceptualismo Europeo.

TIENDAS

Estrasburgo cuenta con varias calles comerciales a parte de un excelente mercados cada sábado. Los precios son buenos, nada abusivos y podemos tomar algo o comer en cualquier zona turística por un presupuesto mucho más ajustado que en la mayoría de capitales Europeas.

La ciudad sorprende por su exquisita limpieza, orden y lo cuidados que están los edificios y casas, es un lugar dónde dan ganas de perderse entre sus callejuelas.

La mayoría de Museos de Estrasburgo, están incluidos en la Tarjeta turística Pass'Alsace, la mejor manera de conocer la Alsacia sin pagar de más.

Go to top