Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Nuestro Crucero Fluvial de le Boat por el canal de Marne al Rin, nos permitió conocer la bonita población de Saverne, frontera entre la Alsacia y la región de la Lorraine.

Saverne es una pequeña ciudad con un bonito centro histórico, con varios edificios y monumentos de interés.

Nosotros aparcamos nuestro flamante barco de le Boat en las afueras de la población, huyendo del bullicio del puerto de la población, situado en el mismo centro y delante de uno de los dos castillos que hay en la zona, y que para más inri, el día de nuestra visita se encontraba de fiesta, perfecto para disfrutar de la visita turística, pero poco recomendable para disfrutar de un merecido descanso en nuestro segundo día de navegación.

Su situación estratégica fue el motivo de su creación, ya que se encuentra en el collado, que separa la Alsacia de la Lorraine, ya los romanos vieron en estas tierras posibilidades y situaron un asentamiento, con Castrum en el siglo III, que se ampliará en el cuarto, para hacer frente a las invasiones bárbaras. En la Edad Media la ciudad quedó bajo el dominio del Imperio Romano hasta la anexión de Alsacia a Francia. La ciudad es parte de las posesiones del obispo de Estrasburgo, que estableció su capital administrativa. La ciudad sufrió varias destrucciones en el tiempo con entre otros la guerra de Rednecks en 1525, y la Guerra de los Treinta Años, que devastó la ciudad. La ciudad, sin embargo, renació durante los siglos XVII y XVIII, bajo la dirección de los Príncipes-Obispos de la familia de Furstenberg y Rohan que construyeron el castillo del mismo nombre. La revolución Francesa puso fin a esta prosperidad y su función de mini-capital.

Qué ver en Saverne?

Empezaremos por visitar el castillo : tras un incendio en 1779, el cardenal Louis René de Rohan, decidió construir un nuevo palacio en 1780, y utiliza el arquitecto de Montfort Salins que dirige el trabajo hasta la revolución. Aunque las partes exteriores y el tejado completan, los bajorrelieves y el interior no hicieron lo propio y siguen sin terminar.

Durante los años el edificio ha conocido varias utilidades entre ellas cuartel militar y asilo para viudas de guerra.

El castillo es de estilo neoclásico con columnas corintias (en el jardín) y tiene una fachada imponente de 140 metros de longitud.

Enfrente del castillo se encuentra el símbolo de la ciudad, la fuente con forma de unicornio que data de un lejano 1837.

La Grand Rue, es la calle peatonal principal de la ciudad, a un par de manzanas del castillo, una calle comercial sin apenas tráfico rodado, con mucha vida, tiendas, comercios, bares y unas casas a lado y lado, a cada cual más bonita.

Entre las casas de la calle principal destaca el número 76, una hermosa casa de madera y 3 plantas construida en 1575.

El número 80, alberga la casa más hermosa de la ciudad, la casa de Katz , el nombre de su primer propietario, decorada con magnífica una estructura de madera con figuras talladas de desnudos, motivos florales y geométricos. La casa tiene además un hermoso mirador triangular.

La Iglesia de Nuestra Señora de Notre Dame, con una torre románica del siglo XII, es el edificio más antiguo de Saverne.

El Convento de los Recoletos: fundado en 1303 por los Hermanos Hospitalarios del convento de Obersteingen, de la órden de San Agustín, el edificio ha albergado sucesivamente diferentes comunidades (franciscanos, jesuitas, y finalmente de nuevo la franciscanos).

El convento, que ahora es una escuela que tiene un magnífico claustro gótico del siglo XIV y XVII frescos.

El Jardín de las Rosas: Saverne es considerada la capital de la rosa, y dispone de un impresionante jardín con miles de estas preciosas flores.

Ya fuera de a población hay el Castillo de Haut-Barr (alemán Hohbarr ) es un castillo medieval en ruinas. Aunque no esté en pie, es digno de visita, en nuestro caso fuimos en Bicicleta (Hay bastante desnivel, aunque la vuelta es todo bajada ;-) ) .

La primera parte del castillo fue construido a principios del siglo XII a 458 metros de altitud . Fue pensado para vigilar el valle del Zorn y la llanura de Alsacia por parte de los obispos de Estrasburgo . Por eso recibe el nombre de "el ojo de Alsacia ". El castillo fue abandonado alrededor de 1770 , pero sigue estando ocupado hasta la Revolución Francesa .

made with love from Joomla.it
Go to top