Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Desde que fuera descubierta el 24 de julio de 1911 por el norteamericano Hiram Bingham, Machu Picchu ha sido considerada, por su asombrosa magnificencia y armoniosa construcción, como uno de los monumentos arquitectónicos y arqueológicos más importantes del planeta.

Localizada a 2.400 metros sobre el nivel del mar en la provincia de Urubamba, departamento de Cusco, Machu Picchu (Cima Mayor, en castellano) sorprende por la forma en que las construcciones de piedra se despliegan sobre una loma estrecha y desnivelada, en cuyos bordes hay un precipicio de 400 metros de profundidad- que forman el cañón por el que se llega al río Urubamba.

Ciudadela rodeada de misterio, porque hasta ahora los arqueólogos no han podido descifrar la historia y la función de esta pétrea ciudad de casi un kilómetro de extensión, erigida por los Incas en una mágica zona geográfica, donde confluyen lo andino y lo amazónico.

Los turistas que visitan esta reliquia natural quedan convencidos de que quizás el misterio nunca sea develado del todo porque hasta ahora, sólo existen hipótesis y conjeturas. Para algunos, fue un puesto de avanzada de las proyecciones expansionistas incaicas; otros creen que fue un monasterio, donde se formaban las niñas (acllas) que servirían al Inca y al Willac Uno (Sumo sacerdote). Esto se presume porque de los 135 cuerpos encontrados en las investigaciones, 109 fueron de mujeres.

La sorprendente perfección y belleza de los muros de Machu Picchu -construidos uniendo piedra sobre piedra, sin cemento ni otro material- han hecho surgir mitos sobre su edificación.

La tradición oral cuenta que un ave llamada Kak`aqllu, conocía la fórmula para ablandar las piedras, pero que por un mandato, quizás de los antiguos dioses incaicos, se le arrancó la lengua. También se dice que existía una planta mágica que disolvía la roca y podía compactarla.

Pero más allá de los mitos, el verdadero encanto de Machu Picchu (declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1983) está en sus plazas, en sus acueductos y torreones de vigilancia, en sus observatorios y en su Reloj Solar, evidencias de la sabiduría y técnica de los constructores andinos.

Sin embargo, en estos últimos años se ha insistido en el cuidado que la gente debe tener al visitar este lugar, de hecho, la mayoría de los guías turísticos coinciden en que las medidas de precaución son nada más que estrategias para evitar el derrumbe temprano de la zona.

La preocupación además es compartida por ambientalistas y antropólogos de la Universidad Nacional de Cusco, alarmados ante el exceso de visitantes que provoca movimientos en las piedras de la ciudad sagrada, descubierta apenas en 1911.

Hay que saber que sólo en el año 2000, casi cien mil personas visitaron el complejo arqueológico de 32 mil hectáreas que es, además, poseedor de una extraordinaria biodiversidad, esto porque Machu Picchu y toda la zona de Cusco se encuentra sobre la placa geológica de Tambomachay.

El parque entero tiene una extensión de 325,92 kilómetros cuadrados y está localizada en el kilómetro 112 de la vía férrea de Cusco-Quillabamba, la estación del tren es conocida como "Puente Ruinas" y está a una altitud de 2 mil metros. De esa estación salen la mayoría de los autobuses que realizan los tures en este Centro Arqueológico.

El clima de este sector tiene algunas características hay sólo dos estaciones bien definidas y distinguidas: la estación lluviosa entre septiembre a abril, y la estación seca de mayo a agosto

No obstante, Machupicchu se encuentra en la ceja de la selva amazónica, y las lluvias están latentes en cualquier mes del año. En los días más calientes es posible alcanzar aproximadamente 26° celsius, las mañanas más frías están en junio y julio donde la temperatura puede llegar a -2° C. Su temperatura media anual es de 16°C. Se puede diferenciar claramente dos estaciones al año: la época de lluvias (de noviembre a marzo), recomendándose a los visitantes llevar consigo ropa apropiada y la época de fuerte sol (de abril a octubre), con un aumento notable de la temperatura.

Hay un promedio de lluvias que fluctúa entre los mil 500 y los 2 mil 800 metros cúbicos, por lo que la humedad relativa mensual está en relación directa con las lluvias, por la que el promedio de humedad es de 77% durante los meses secos y 91% en los meses lluviosos.

Una de las características arquitectónicas más relevantes es que Machu Picchu se encuentra encima de una gran estructura orogénica de granito bautizada como el "Vilcapampa".

Esto, porque el granito blanco-gris es una piedra ígnea principalmente compuesta con un promedio de 60% de feldespato y 30% de cuarzo, y un 10% de mica; lo que le ha otorgado una resistencia única de seis siglos a esta construcción.r /> Del lenguaje incaico se traduce a Machu Picchu como "Montaña Vieja" en todo su conjunto andino, aunque de ella destaca la montaña famosa que se ve delante de las fotografías, y aparece en la mayoría de las vistas clásicas del sitio se llama Waynapicchu (Montaña Joven).

Un poco de historia

Resulta relativo indicar la época del primer poblamiento de estos territorios, pues no se puede hablar de fundaciones sino más bien de ocupaciones. Muchos exploradores antes de Hiram Binghman trataron de descubrir este Santuario Histórico, ya que habían oido hablar de él; sin embargo, hombres como Antonio Raymondi, el Conde de Sartiges y Charles Wiener no alcanzaron el éxito que posteriormente tuvo el norteamericano. Se sabe que sólo los hermanos Santander estuvieron en la base del Templo del Sol en julio de 1909, debido a una inscripción que aparece en dicho lugar.

El 14 de julio de 1911, arribó Hiram Binghman con especialistas de la Universidad de Yale en topografía, biografía, geología, ingeniería y osteología. Ellos fueron conducidos hasta el lugar por Melchor Arteaga, un habitante de la zona quien les dio derroteros de cómo llegar hasta lo que hoy se considera la Octava Maravilla del Mundo.

Posteriormente, en 1914, Binghman vuelve a Machu Picchu con apoyo económico y logístico de la propia universidad y la Sociedad Geográfica de los Estados Unidos al frente de un equipo especializado y con una publicación que ya circulaba por el mundo: "La Ciudad Perdida de los Incas".

En el plano original, Binghman sectoriza Machu Picchu de acuerdo a la orientación cardinal. Algunos nombres conservan su originalidad, pero luego de varias décadas de descubrimiento, los estudios científicos realizados por el patronato de arqueología del Instituto Nacional de Cultura han llegado a valiosas conclusiones sobre el uso y las funciones de los edificios en base a las excavaciones y relación arquitectónica con edificios similares del amplio estado inca.

Rutas y atractivos

Existen tres formas conocidas para llegar a Machu Picchu. La primera de ellas es la tradicional (o en tren), con una duración de tres horas; la segunda para quienes gustan del turismo de aventura es la ruta del "Camino del Inca", caminata que requiere de un gran esfuerz

made with love from Joomla.it
Go to top