Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

Vancouver, situada en la costa Pacífica en Canadá, está considerado como uno de los lugares con mayor calidad de vida del planeta. Es la puerta de entrada del país norteamericano al océano Pacífico, y cuenta con una considerable población inmigrante de etnias muy diversas.

Está altamente desarrollada en los aspectos comercial, financiero, gubernamental y cultural, lo que se refleja, entre otras muchas cosas, al ver el gran orden y limpieza de sus calles. Y lo que más nos importa: es un destino turístico de gran interés. Para empezar, su paisaje natural es hermoso y el clima muy templado, con lluvias entre noviembre y abril. Pero el verano es espectacular, sin mencionar que la primavera comienza en febrero. La playa más famosa de la ciudad es English Bay, ubicada cerca del centro. Además también son grandes opciones las playas Spanish Banks, Jericho Beach, Kitsilano Beach o la nudista Wreck Beach.

Sin olvidar la isla homónima de Vancouver, localizada a una hora y media de la ciudad. Se puede llegar en ferry o en hidroavión. Una vez aterricemos, no nos podemos perder la bella ciudad de Victoria y el Parque Nacional del Pacífico en Tofino. Asimismo, en esta isla podemos observar cetáceos, pescar salmón y visitar el bosque lluvioso.

Por si fuera poco, Vancouver es una de las pocas ciudades del mundo en donde es posible practicar deportes tan distintos como el esquí (en Grouse Mountain o Whistler) y la vela en el mismo día. Ocurre lo mismo con el golf. La excelente infraestructura deportiva quedó aún mejor que antes después de la organización de los Juegos Olímpicos de invierno Vancouver 2010.

En esta encantadora ciudad canadiense se pueden encontrar restaurantes de primera clase, teatros, museos, tiendas y boutiques lujosas. Tiene un centro financiero con notables edificios y torres, pero también hay barrios residenciales de apartamentos y pisos, especialmente en Coal Harbour y Yaletown. Otros barrios importantes son el concurrido Granville, Chinatown, Gastown o Japantown. Ya sea en uno de estos lugares o en hoteles en downtown Vancouver, una agradable estancia estará garantizada. Se pueden hallar hoteles y alojamientos de variados precios.

Que ver en Vancouver

Llegar a este destino canadiense es sumamente fácil pero abandonarlo resulta muy complicado, debido a todos los atractivos turísticos que posee. Vale señalar que vancouver una ciudad cosmopolita sumamente sencilla pero a la vez exquisita, que se destaca por sus eventos deportivos profesionales, por sus Spas, por sus tiendas y por sus museos. Del mismo modo, también atrae el interés de los viajeros por sus barrios, por sus restaurantes y por sus galerías. Lo único cierto es que en Vancouver no hay forma de aburrirse.

A continuación conocerás más detalles sobre los mejores atractivos que hay en la ciudad:

En primer lugar encontramos al Parque Stanley, el cual se caracteriza por tener mil acres y por ser considerado como uno de los diez mejores espacios públicos del planeta. Tenga en cuenta que es el hogar de los cedros rojos más elevados de América del Norte. Asimismo, sepa que tiene diez kilómetros de caminos y veredas para caminar en las inmediaciones del parque que está al costado del mar. Por otra parte, si tiene tiempo durante su travesía, le aconsejamos que salude a las ballenas belugas que se ubican en el Acuario de Vancouver.

Un segundo atractivo que vale la pena conocer es el Puente Colgante Capilano, el cual se caracteriza por ser el más extenso y más alto del planeta. Recuerde que este sitio también tiene una basta colección de totems, ofreciendo grandes aventuras entre los picos de los árboles.

En tercer lugar puede conocer la Galería de Arte Vancouver, la cual se halla en el centro de la ciudad. En su interior se destacan las obras locales e internacionales de diversos artistas contemporáneos de renombre.

Una cuarta alternativa es la Isla Granville que se caracteriza por estar llena de vida y arte. Cabe precisar que dispone de un mercado público muy afamado, habiendo en ella una gran cantidad de tiendas, teatros, restaurantes y galerías de primer nivel. Tome en consideración que ha sido considerado como uno de los mejores barrios de toda América del Norte.

Por último, en quinto lugar encontramos al Parque Vanier, el cual se halla a poco tiempo de la Isla Granville. Resulta perfecto venir aquí, con los amigos o con la familia a conocer el Centro Espacial H.R. MacMillan y el Museo Marítimo Vancouver.

Ahora que ya conoce más detalles sobre esta ciudad canadiense, no lo piense más y anímese a visitarla. Eso sí, alójese en alguno de los mejores hoteles en Vancouver. Solo así podrá disfrutar de unas vacaciones de lujo.

Punjabi Market y los contrastes orientales

En la zona de SoMa (South Main) de Vancouver se extiende Punjabi Market que también es conocido como Little India, es mi lugar preferido para comprar ropa de la India que suelo regalar a mi mejor amiga a la que fascina la moda hindú. Pero no sólo se pueden adquirir artículos textiles aquí ya que también hay joyerías, restaurantes o tiendas de música, incluso una peluquería donde conseguir un look muy especial con peinados propios de la India (os hablo de MasterCuts Kohli) de cualquier forma cuando se llega al Punjabi lo que más llama la atención son la variedad de sabores y colores con los que nos vamos a encontrar. El lugar se nos muestra lleno de comercios especializados en regalos o en utensilios de la cocina india, así como pequeñas tiendas donde proveerse de los ingredientes típicos de esta cocina, muchos vancuveritas llegan aquí buscando carne barata.

Ahora ya estáis en el Punjabi Market, ¿queréis comprar un sari?, dirigiros a la tienda de la familia Guru, para zapatos, ropa de niños y complementos en general, el sitio ideal es Palika. A la hora de comer cualquiera de los restaurantes os pueden servir puesto que no faltan el curry, el arroz y platos como el Garam Masala o el Pilaff.

Par completar una tarde completamente oriental podréis visitar el templo dedicado a Sikh diseñado por Arthur Erickson y en el que se pueden apreciar elementos propios de la arquitectura y decoración hindú junto con tendencias completamente actuales, por supuesto visitar el templo implica cumplir determinadas normas a la manera de la India como el hecho de que las mujeres se deben cubrir la cabeza con un pañuelo.

A vista de pájaro

Visitar Vancouver resulta ser una vivencia asombrosa por la cantidad de actividades que es posible realizar allí y también por los contrastes con los que nos vamos a encontrar, durante mi estancia en esta cosmopolita ciudad tuve la oportunidad de subir a Lookout Harbour Centre Tower, una torre mirador situada en el puerto desde la cual se descubren vistas espectaculares. Para ser una ciudad en tan estrecho contacto con la naturaleza y rodeada de bosques, disfrutar de esta experiencia tan urbana fue completamente gratificante.

Por si os preguntáis, ¿y qué se puede ver desde allí arriba?, pues en primer lugar decir que el mirador ofrece vistas de 360 º a la ciudad, en este sentido uno se siente como si fuera un pájaro explorando este territorio, pero es que además se contemplan las montañas de North Shore, las islas de Bowen y Vancouver y en días claros es posible divisar el monte Baker de Washington. La visita a esta torre es una experiencia inigualable, tanto que la mayoría de turistas que han subido una vez quieren repetir, y esto es posible durante un día porque el billete de acceso da derecho a volver a cualquier hora, de hecho es muy recomendable poder observar el contraste de las vistas de día, al atardecer (con la impresionante puesta de sol) y de noche cuando se divisan las luces de la ciudad.

Hay algo que aún no os he contado: para llegar hasta arriba se sube en unos ascensores de cristal que tardan unos 50 segundos en llevarnos hasta nuestro destino, encontraremos amables guías multilingües que nos pueden desvelar muchas curiosidades, o también podremos visitar la torre por nuestra cuenta, un bar nos provee de bebidas calientes (tan necesarias en esta época) y aperitivos. Justo debajo del mirador hay un restaurante cuyo menú está basado en la utilización de pescados, mariscos y aves de corral, se llama Dungeness crab y cada 90 minutos va girando sobre la base ofreciendo también bonitas vistas desde sus ventanales.

Con sus 177 metros de altura resulta ser el edificio más alto de la Columbia Británica y, a pesar de que en los últimos años se han continuado construyendo rascacielos alrededor no ha perdido ni un ápice de su encanto. Desde octubre hasta abril se encuentra abierta de 9 a.m. hasta las 9 p.m., el pase para los adultos cuesta 15 dólares canadienses. Está muy cerca del centro de convenciones de la ciudad, de la terminal de cruceros y de Gastown, el aparcamiento en los alrededores no es complicado aunque ya sabéis que en Vancouver lo más cómodo es moverse en transporte público.

La magia del Jardín Botánico Van Dusen

Dusen tiene reconocimiento internacional desde que se abrió al público allá por el año 1975, sus 22 hectáreas de terreno albergan más de 7000 clases de plantas diferentes repartidas distribuidas por temas en 40 pequeños jardines. Durante el recorrido por VanDusen también nos encontramos con lagos y formaciones rocosas con vistas a diferentes puntos de la ciudad. El acceso no es gratuito pero únicamente se debe abonar 8 dólares por persona.

Estos jardines nos pueden proporcionar una agradable jornada para disfrutar con la familia o con nuestra pareja. Sus senderos nos llevan a admirar esculturas como tótems o fuentes y su laberinto Isabelino (recomendado especialmente si vamos con niños) nos recuerda escenas de películas entrañables, encontraremos un bosque de bambú como también una buena representación de plantas y árboles del Himalaya o de África. Perdidos en los jardines podemos imaginar que compartiremos unas horas con las hadas del bosque y más cuando nos topemos con estanques cubiertos de nenúfares y atravesados por puentes de madera. Realmente lo mejor de VanDusen es la gran variedad de especies vegetales y la exquisita distribución de los espacios, sin embargo muchos visitantes al jardín acuden con el pretexto de escuchar alguno de los conciertos que se celebran o el Festival de Luces de Invierno.o, una tarea compleja y entretenida.

Museos de Vancouver

Vancouver es una ciudad maravillosa, y además la más grande del oeste de Canadá. Se encuentra ubicada en la parte sur-oeste de Columbia Británica, entre los estrechos de Georgia y las montañas costeras. Es una de las ciudades con más diversidad cultural de América, en la cual se hablan más de 70 idiomas diferentes, pero el principal sigue siendo el inglés. La historia de la ciudad y del país podrá entenderla mejor si visita la gran cantidad de museos Vancouver y galerías de arte que abundan en todos los sitios. Algunos de los museos más destacados de la ciudad son:

Museo de Antropología

Es uno de los museos de Vancouver más populares de Canadá. Fue inaugurado en 1949 y fue diseñado por el arquitecto canadiense Arthur Ericsson, quien se inspiró en las construcciones indígenas de la zona noroeste del país. La colección del museo incluye objetos etnográficos y arqueológicos procedentes de muchas partes del mundo. La finalidad del museo es la de promover el respeto a los pueblos autóctonos del país mediante los programas públicos y las exhibiciones que realiza. El MOA es principalmente conocido por conservar valiosas colecciones que revelan secretos de los pueblos aborígenes, quienes lograron desarrollar una cultura y estructura social determinada y tradiciones artísticas de gran importancia para su pueblo.

Museo de Vancouver

En sus inicios, en el año 1905, el museo funcionó en la biblioteca de Carnegie, donde se albergaron numerosas donaciones de gran valor, como por ejemplo, la colección de budas siameses propiedad del Dr. W.A Briggs, y la momia de un niño egipcio. Gracias a múltiples contribuciones privadas, el museo experimentó un crecimiento bastante rápido, con lo que paso a ocupar las tres plantas de la biblioteca Cargnegi, por lo que en 1981 se decide construir un nuevo edificio para el museo. En la actualidad se pueden encontrar variadas exposiciones. Existe una exposición basada en el movimiento hippie de los años 60, y mientras recorre las galerías tendrá la posibilidad de escuchar la música típica de la época.

Museo Marítimo de Vancouver

El Museo Marítimo es uno de los museos Vancouver más entretenidos de la ciudad. Es una excelente forma de hacer una actividad en familia, ya que los más pequeños gozarán mucho manejando los artefactos pertenecientes a los barcos, o incluso pueden subirse a capitanear los grandes buques y submarinos de la época. También podrán vestirse de marineros, los que les hará sentirse aun más involucrados con la historia y enseñanza del museo. En el museo también podrá ver muchas maquetas de barcos famosos que han participado en acontecimientos históricos, y también muchos documentos fotográficos y audiovisuales que relatan la historia marítima de la ciudad, entre ellas la historia del IRCMP Artic St Roth, el primer navío que consiguió realizar la travesía del Northwest Passage y el primero en circundar América del Norte.

Museo de los Deportistas

Este es un museo que homenajea a todos los grandes deportistas de Vancouver. Se encuentra ubicado en el Palace Stadium y es uno de los sitios más visitados por los amantes del deporte. En el museo se pueden realizar varias pruebas deportivas, tales como medir la velocidad en una carrera, escalar en un muro o practicar tiro al blanco, entre muchos otros. El museo abre todos los días de 10 a 17 hrs.

Tour del Puerto de Vancouver

Escápese al Pacífico y experimente la belleza y la elegancia del puerto de Vancouver, abordo del único barco de vapor de rueda típico del siglo XIX, el M.P.V. Constitución. Abordo, podrá pasear por las cubiertas del barco o relajarse dentro y ver uno de los puertos más bonitos del mundo, mientras que un guía le señalará las atracciones turísticas más famosas de Vancouver. Se debe subir a bordo con 15 minutos de antelación. Se pueden comprar tapas y bebidas a bordo. Y el paseo dura aproximadamente una hora. Es una forma de ver y conocer esta fantástica ciudad desde otro punto de vista. Quizás un poco más romántico y mágico.

Sea Safari, Safari Marino

Qué esperar… Se encontrará atravesando acantilados, explorando cavernas y avistando las focas del puerto mientras juegan. Puntos de interés: Pam Rocks, avistaje de focas, suelen sumarse las majestuosas águilas peladas que sobrevuelan. Atravesaremos el estrecho de Georgia para ver unas vistas magníficas de Vancouver. Al regresar pasaremos por Horseshoe Bay, donde veremos las especulares viviendas sobre el agua del oeste de Vancouver. Es uno de los safaris marinos más espectaculares que jamás usted haya podido tomar. La belleza incomparable de paisaje en conjunto con la fauna animal que usted se conseguirá harán de que este paseo sea único y magnifico, no dude en tomar este tour, que segura estoy le fascinará. Hay que destacar como consejo a la hora de decidirse a tomarlo que hay que llamar para confirmar con 24 de horas de antelación a su salida programada llamando al 604-921-3474 y pida información sobre el servicio gratuito de recogida para hoteles concretos del centro de Vancouver. Las recogidas suelen ser 45 minutos antes, pero pueden variar. Esta excursión no es recomendable para mujeres embarazadas, personas con problemas de espalda o niños de menos de cinco años. La vestimenta es informal según el clima del día, zapatos informales (no tacos altos) y por supuesto es casi una obligación llevar sus cámaras.

Situación

r />

 

made with love from Joomla.it
Go to top