Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

La República de las Maldivas es un destino turístico paradisíaco, ubicado en el Océano Índico. Se encuentra al sudoeste de Sri Lanka y la India, y al sur de Asia.

Está formada por una enorme cantidad de islas, de las cuales sólo un pequeño porcentaje –203 en total– están habitadas actualmente. Su capital, Malé, es una ciudad moderna que contrasta bellamente con el entorno natural de Maldivas.

La oferta turística allí es variada: buceo, paseos de riqueza arquitectónica y playas de ensueño se conjugan de manera increíble.

Siendo el Islam la religión predominante de Maldivas, la ciudad de Malé abunda en monumentos islámicos magníficos. La Gran Mezquita del Viernes es una de las más visitadas, y su cúpula dorada brilla bajo el sol asiático brindando un espectáculo único. La más antigua de todas es Hukuru Miski, famosa por su decoración en piedra.

El Palacio Nacional y el parque del sultán son otros lugares de visita obligada, por su belleza y por la importancia histórica que poseen. El mercado Singapore Bazaar es un paraíso de artesanías, y el cementerio de Malé alberga las magníficas tumbas de varios sultanes destacables. Las calles limpias y tranquilas de la capital completan el panorama de un paseo lleno de lugares interesantes y sorprendentes para visitar.

Un capítulo aparte son las playas de arena blanca y aguas cristalinas de tonos azulados de Maldivas. Se trata de una zona ideal para practicar deportes subacuáticos, ya que la visión es perfecta y más de 700 especies marinas diferentes habitan esta región. Y quienes prefieran permanecer en la superficie, también podrán disfrutar en grande. Los paisajes de las islas vírgenes de Maldivas son encantadores, abundantes de palmeras y decoradas con las pequeñas casas de paja típicas de la región.

Y hay que atender a una característica: todos los habitantes de las islas van descalzos por doquier. Incluso los hoteles tienen suelo de arena, y es fácil adaptarse a las costumbres locales y deshacerse de los zapatos, que en un ambiente tan paradisíaco realmente sobran.

made with love from Joomla.it
Go to top