Esta Via Verde es un tranquilo camino que cruza el Matarraña (Bajo Aragón)  alejado de los pueblos y las carreteras principales, perfecto para hacerlo en etapas con pequeños ciclistas por su escasa complejidad y desnivel, aunque muy larga.

 Alcañiz es el punto de inicio de una ruta de 101,6 quilómetros, a partir de Valderobles casi todos en bajada a través de un variado paisaje, extensos campos, els Ports de Tortosa Beseit, el desfiladero de la Canaleta y finalmente el río Ebro.

Primer Tramo de Alcañiz a Arnes/Lledó (50 Km)

Si preferís comenzar el tramo en Alcañiz o Valdealgorfa podéis optar por pasar la noche en nuestra casa rural de Torrecilla de Alcañiz, a tan sólo 13 kilómetros de la primera localidad y a 11 de la segunda.

 

Si comenzáis la ruta en Alcañiz, en concreto el tramo parte desde la antigua estación de tren de la capital del Bajo Aragón, debéis saber que el recorrido hasta Valdealgorfa no está acondicionado como Vía Verde por completo, de hecho la vía transcurre por un camino vecinal por el que transitan vehículos motorizados a la par que bicicletas, peatones o jinetes.

Durante la primera parte del camino hasta llegar a Valdealgorfa, de unos 40 kilómetros de extensión y poco más de 100 metros de desnivel, conoceréis uno de los túneles más curiosos del Bajo Aragón. Se trata del llamado túnel del Equinoccio con una longitud de unos dos kilómetros, ubicado en el término municipal de Valdealgorfa. Su nombre deriva de un bello fenómeno que acontece en el largo túnel dos veces al año (marzo y septiembre) cuando los rayos del sol los atraviesan de punta a punta. Por desgracia, hoy en día este túnel está cerrado al tránsito debido a desprendimientos en su interior que podrían poner en riesgo la integridad de los turistas. Sin embargo, este capricho de la naturaleza se puede seguir observando desde el exterior del túnel cada año.

 

Desde la estación de Valdealgorfa hasta la de Arnes – Lledó transcurren 33 kilómetros de ruta a través de un firme con tratamiento asfáltico, lo que facilita la circulación. Tras Valdealgorfa llegaremos a las estaciones abandonadas de Valjunquera y Valdeltormo. El paisaje durante este tramo está protagonizado por los campos de secano y los bosques mediterráneos. Tras pasar varios túneles llegaréis al imponente Viaducto del Matarraña que se atraviesa de extremo a extremo. Bajo las grandes arcadas que componen el puente existe una zona apta para el baño muy recomendable para refrescarse y descansar del trayecto, sobre todo en épocas estivales.

El siguiente hito en el camino será la estación de tren de Torre del Compte, la única de las estaciones recorridas hasta el momento que no está abandonada sino que ha sido rehabilitada como restaurante. Desde allí llegaremos hasta la estación de Valderrobres, recomendamos una visita a esta localidad declarada como uno de los pueblos más bonitos de España ya que posee un patrimonio arquitectónico de gran valor. Para ello deberéis desviaros de la ruta y contar con suficiente tiempo, pero veréis como merece la pena.

Tras Valderrobres llegaréis a la estación de Cretas y poco después a la estación de Arnes-Lledó, sin antes atravesar un nuevo viaducto, esta vez sobre el río Algars. Es una buena zona para realizar un descanso y poner los pies a remojo ¡Seguro que lo agradecen! Este gran puente actúa como límite natural entre las provincias de Teruel y Tarragona. A partir de Arnes-Lledó abandonamos la Vía Verde de la Val de Zafán para introducirnos en la Vía Verde de la Terra Alta que continuará hasta Pinell de Brai.

Segundo tramo, de Arnes/Lledó a Pinell de Brai (24 km)

Este tramo de la ruta cicloturista es uno de los más bellos, ante vosotros encontraréis un paisaje donde los almendros, los campos de secano y los pinares campan a sus anchas entre barrancos y cañones labrados por el paso del río Canaletes. Además recorreréis dos impresionantes parajes naturales como son la Sierra de Pandols y el Parque Natura dels Ports. En este tramo de Vía Verde, totalmente acondicionado, los túneles son los principales protagonistas llegando a atravesarse hasta hasta 20 de ellos y 5 viaductos.

 

La ruta comienza desde la estación de tren de Arnes-Lledó. Tras 5 kilómetros de recorrido una amplia curva nos da la bienvenida a la estación de Horta de San Juan. Tras abandonar esta última estación y atravesar el segundo de los túneles del tramo encontraréis frente a vosotros el imponente horizonte escarpado de la Muela d´en Canar, paraje que poco después atravesaremos gracias a un largo túnel. De aquí en adelante el cauce del río Canaletes será nuestro compañero de viaje a través de la Vía Verde. Continuaréis atravesando túneles y viaductos entre los que cabe señalar el del Barranc del Molí del Cap a la altura del kilómetro 8,5.

Más adelante encontrareis la localidad de Bot, situada junto a su estación, lo que nos permitirá recargar suministros de manera fácil. A partir del kilómetro 17 hallaréis otra estación abandonada, esta vez es la de Prat de Compte, situada a unos 4 kilómetros del pueblo que le da nombre. El tramo entre Bot y Prat está totalmente adaptado para personas con discapacidad. En el kilómetro 18,5 de la ruta parte un camino de acceso al llamado Santuario de Fontcalda, un cautivador paraje en el que podremos reposar durante los meses estivales. Uno de los espacios más singulares de esta zona es el de Els Estrets de Dalt donde el río Canaletes se encajona entre rocas formando un bello paisaje. Un sendero abierto en la misma roca os permitirá recorrer este espacio y llegar hasta una agradable zona de baño donde descansar. Este tramo de la Vía Verde ha sido acondicionada recientemente como ruta senderista PR-C-98.

Continuamos la aventura atravesando túneles hasta llegar a el kilómetro 20 donde se ubica un antiguo túnel cuyo hundimiento obligó a clausurar el ferrocarril. Una pista forestal esquiva este tramo en un recorrido por el exterior. En pocos minutos llegaremos a la estación de Pinell de Brai, último punto de la Vía Verde de la Terra Alta. Para continuar el recorrido hacia Tortosa deberéis coger la Vía Verde del Baix Ebre.

Último Tramo, de Benifayet a Tortosa (25 Km)

 

La Ribera del Río Ebro es el medio natural en el que se desarrolla el último tramo de la Vía Verde hasta Tortosa, que continúa siendo de dificultad fácil y con un desnivel apenas apreciable, apto para toda la familia. Hemos dejado la Vía Verde de la Terra Alta para adentrarnos en la del Baix Ebre, un recorrido en el que el paisaje predominante serán los frutales y los pequeños municipios con encanto como Xerta. Cabe destacar la gran belleza de la garganta o congosto que el río Canaleta labra a su paso y que podremos disfrutar durante el primer tramo de la ruta. Desde Pinell de Brai nos desplazaremos hasta la estación de tren de Benifayet que ha sido rehabilitada y dispone de servicios de alojamiento y restauración. Xerta, ubicada junto a un gran meandro de río, y Aldover serán los siguientes hitos del camino, ambas estaciones están rehabilitadas, e incluso la de Aldover funciona como restaurante. Roquetes será la última de las ciudades que atravesaréis antes de adentraros en el casco urbano de Tortosa, ciudad final de la ruta.

Go to top