Hace ahora un año se ponía en marcha la iniciativa de la Sologne en bicicleta. Un recorrido que venía a ampliar el ya consolidado itinerario de El Loira en bicicleta.

Las rutas propuestas para recorrer la Sologne ofrecen la posibilidad de circular libremente entre estanques, bosques, castillos y pequeños pueblos en plena naturaleza. Además, este año se han incorporado algunas de estas rutas con audioguías disponibles en varios idiomas que describen los principales puntos de interés que salen al encuentro del viajero.

En el corazón del bosque de Sologne y rodeado de estanques, los nuevos circuitos "Sologne en bicicleta" conectan con las rutas existentes del "Loira en bicicleta" desde Chambord cogiendo el circuito 10 y después 11 para reunir los cinco recorridos circulares de Sologne. Éstos permiten descubrir todos los recursos naturales e históricos de la Sologne, a través de caminos rurales y senderos forestales que ofrecen unas vistas inolvidables de algunos de los lagos más bellos, castillos y pueblos típicos de la región.

Son cincos los itinerarios propuestos: "Por tierras de Sologne", "En el bosque", "Siguiendo la pista del ciervo", "Entre pueblos y leyendas"; "Paseos en familia" y "la ruta de los estanques (o lagos)".

La ruta "Por tierras de la Sologne" propone un recorrido sencillo de poco más de 24 kilómetros. El punto de partida está cerca de Dhuizon, en un lugar llamado le Chêne. En esta zona el ciclista debe parar para disfrutar del estanque de Veillas, su iglesia románica con caquetoires el lugar donde la gente charlaba (caqueter, es el nombre que en francés recibe el cacareo de la gallina) y su templete de música.

"Siguiendo la pista del ciervo": discurre a la sombra de sus bosques y no es difícil observar ciervos en el camino. En una distancia de poco más de 14 kilómetros y con salida desde Marolle-en Sologne hay que destacar el estanque de Giraudière, su iglesia con torre octogonal y la réplica de la gruta de Lourdes. En Villeny se encuentra la Maison du Cerf y el Castillo Giraudière. Lugares que el viajero no debe perderse.

"Pueblos y leyendas" pasa por tres pueblos imprescindible de Sologne: Yvoy-le-Marron (bosque de brujas, fuentes de leyendas…), Neung sur Beuvron con su castillito de Villebourgeon y Chaumont-sur-Tharonne, un pueblo típico de la región de Sologne con sus casas de ladrillos rojos, su fragua del siglo XV o el castillo de la Motte, entre otros…

"Paseos en familia": Una pista de 7 kilómetros de longitud recorre los famosos estanques de Sologne. Un recorrido, al alcance de toda la familia.

"Ruta de los estanques": El recorrido, con una extensión de 30 kilómetros, está indicado para los especialistas de la bici y propone ver los mayores estanques de Sologne: Saint-Viâtre y Marcilly-en-Gault, y sus pueblos típicos. No hay que perderse la casa de los estanques de Sologne que cuenta su historia.

made with love from Joomla.it
Go to top